Patatas para Cocer

Mostrando los 6 resultados

La patata cocida es deliciosa y sobre todo versátil, puedes convertirla en un delicioso puré, integrarla en ensaladas, en salsas, y un millar de platos más. Es un ingrediente que está en todo, pero no por eso pasa desapercibida.

Cuando una patata para cocer es de calidad, se nota con solo probarla, y lo que nosotros te ofrecemos con nuestras variedades de patatas, es verdadera calidad culinaria.

Las mejores patatas para cocer

Es normal pensar que cualquier variedad de patata queda igual de bien al cocerla, pero esto no es así. El tipo y variedad de patata importa, y los grandes cocineros lo saben. Nosotros contamos con variedades de patatas para todos los usos, así que te recomendaremos cuál es la mejor patata para cocer.

  • Nuestras patatas Kennebec se adaptan a cualquier tipo de preparación, pero en especial a la cocción, gracias a su concentración de almidón. Con esta variedad conseguimos una patata cocida consistente, firme, de textura harinosa y con un sabor delicioso. Esta variedad es ideal para acompañar como guarnición de carnes y pescados.

  • La patata Monalisa es de las más conocidas a la hora de cocer. Este tipo de patata se comporta bien ante cualquier tipo de cocción, ya que gracias a su porcentaje de almidón, es resistente y no se deshace. En Patatas Besada siempre la recomendamos para elaborar una buena tortilla de patata. Te sorprenderá.

  • Patatas Frisia, estas patatas se adaptan a cualquier tipo de preparación. Como patata cocida es suave y deliciosa, pero no tiene un sabor tan fuerte como la Kennebec. Esto la hace muy deseable como guarnición, y su potencial está en las tortillas o en el puré.

El secreto detrás de una buena comida está en los ingredientes, y en saber qué hacer con ellos. Con nuestras patatas ya tienes la mitad del trabajo hecho. Vamos a darte algunos trucos a continuación sobre cómo sacarle el máximo provecho a esas patatas cocidas.

¿Cómo cocer patatas?

Como dijimos anteriormente, unas patatas para cocer van bien con todo. Son excelentes como guarnición para pescados y carnes, e incluso van bien acompañadas de verduras. Sin embargo si quieres realzar su sabor, aquí te traemos algunos tips:

Lo primero que necesitas es elegir si cocer las patatas con o sin piel. En caso de que decidas conservar la piel asegúrate de limpiarlas correctamente para evitar restos de suciedad en tu comida.

Una vez realizado esto, pon a hervir agua y comprueba que el agua haga las típicas burbujas de punto cocción antes de añadir las patatas. No olvides la sal, agregar sal al agua antes de las patatas hará que esta se impregne por todas las patatas al cocerlas.

Algo que debes tener en cuenta también, es que puedes añadir la patata cortada en trozos o entera. Una buena opción, si decides cocerlas con piel, es cortarlas a la mitad, ya que se harán más rápido, pero mantendrán las propiedades de la piel.

Debes dejarlas entre 15 y 30 minutos dependiendo de lo cocidas y blandas te gusten, así como del tamaño de la patata o trozos de esta. Puedes comprobar si están en su punto con un cuchillo o tenedor.

Una vez cocidas, asegúrate de colar toda el agua y añadir una cucharadita de aceite de oliva sobra las patatas cocidas. Esto realzará el sabor de las patatas y le darán un toque único.

Como extra, puedes agregarles un poco de perejil picado o, si te gustan picantes, una pizca de pimienta. La patata acepta casi cualquier condimento.

¿Patatas cocidas con piel o sin piel?

Muchas personas se preguntan que es más recomendable. Algunos dicen que hay que cocer las patatas con piel y otros que sin ella. Hacerlo de una u otra forma tiene sus pros y sus contras, veamos cuáles son:

Las patatas cocidas sin piel son ideales para ciertas preparaciones, como para hacer puré. En este caso no dudes en quitarles la piel. Así mismo, si buscas que la cocción sea mucho más rápida también puedes optar por esta opción.

Sin embargo, si buscas un mayor sabor en las patatas, te sugerimos cocerlas con piel. Las patatas cocidas con piel mantienen muchas propiedades, ya que la mayor parte de los nutrientes de las patatas están en la piel, que es perfectamente comestible. Además, puede ser deliciosa si la preparas correctamente.

La piel de las patatas es particularmente útil, y no solo por los nutrientes, sino para evitar que la cocción se pase. Con la piel, no importa tanto si las patatas se te pasan unos minutos de más en la olla. Esto es muy útil cuando preparas patatas cocidas para acompañar como guarnición. Por ejemplo, al cocinar patatas con carne.

Otro beneficio de cocer las patatas con la piel es que luego puedes pelarlas de forma muy sencilla. De hecho, puedes hacerlo directamente con la mano.

Para que sea todavía más fácil, antes de poner las patatas a cocer hazles un pequeño corte en la piel, no muy profundo, a lo largo, y veras que una vez cocida la patata solo deberás tirar la piel de ese corte y se despegará en un instante.

Por otro lado, no pelar las patatas puede ahorrarte mucho tiempo cuando cocinas para muchas personas a la vez. Es muy diferente pelar unas pocas patatas que cientos. En caso de que te enfrentes a este segundo escenario, te recomendamos conservar la piel y cocer todas las patatas juntas para luego pelarlas más rápida y fácilmente.

Los mejores alimentos para acompañar patatas cocidas

Las patatas cocidas van muy bien con casi cualquier comida, pero son especialmente buenas como guarnición de carnes y pescados debido a que tienen la capacidad de realzar los sabores de estos.

También combinan a la perfección con cualquier tipo de verduras, tanto crudas como cocinadas. No olvides que en nuestra tienda puedes pedir un pack con ajos y cebollas con los que complementar tus recetas.

Otro gran compañero de las patatas cocidas, quizás menos conocido, son los productos lácteos. El queso en particular es capaz de realzar el sabor de una patata cocida de una forma deliciosa. En algunos países se emplea la patata cocida de esta manera.

Así mismo, las patatas cocidas pueden acompañarse de cremas y salsas. Son tantas las posibilidades, que probablemente nos perderíamos en una lista interminable de recetas. ¡Es tu momento de empezar a experimentar y descubrir cuál es tu favorita! En nuestro blog te iremos dejando algunas ideas.